25 de agosto de 2012




Durante mi estancia en Dublín tuve la oportunidad de visitar el Monumento a Wellington, obelisco más alto de Europa- sesenta y dos metros, ahí es nada- situado en el gigantesco parque Phoenix. Fue construido para conmemorar las victorias del duque de Wellington (Sir Arthur Wellesley) y aunque su construcción comenzó en 1817 tuvo que finalizarse cuarenta años después por escasez de fondos . La última imagen que veis es una de las cuatro placas de bronce que forman parte del obelisco, las cuales fueron fundidas de cañones capturados en Waterloo y donde podemos ver representaciones de las batallitas del duque. 

Desde aquí aconsejo a todo el mundo visitar alguna vez Dublín porque es simplemente maravilloso. Además de monumentos tan impresionantes como éste también podéis visitar la fábrica de cerveza Guinness-en la que al final de la visita te sirven un diminuto vasito de cerveza y en cuyo restaurante comí bocadillo de MIGAS-; el Eddie Rocket´s, un restaurante buenísimo donde puedes elegir la música que suena mientras te comes una hamburguesa enorme con patatas al más puro estilo americano; el Temple Bar, archiconocido bar del centro de Dublín donde además de poder tomarte esa pinta de Guinness que no te dieron en la fábrica puedes ver en directo grupos de música irlandesa; la Trinity College, universidad más antigua de Irlanda -1592- donde os podéis perder -doy fe, doy fe- y una de las más famosas del mundo; la Catedral de la Santísima Trinidad, más conocida como Christ Church, de época medieval, y por último y para los amantes del whisky visita obligadísima a la Antigua destilería Jameson, donde es necesario manejar bien el inglés o no te enteras de nada- aunque por la cata de whisky se hace un esfuerzo-.

En cuanto al alojamiento, yo recomiendo el único albergue en el que estuve, The Four Courts hostel, donde compartes habitación con aventureros como tú y donde te aseguro aprendes idiomas y haces buenos amigos. (Además las vistas son preciosas y los desayunos deliciosos) 

Pd: En temporada de frío-casi siempre- cuidado con las calles/aceras, se congelan y puedes llegar a partirte la crisma. Es como patinar sobre hielo -vuelvo a dar fe de ello-. Mucho abrigo y calzado nivel experto.

Aquí alguna que otra foto más (perdonad la calidad de algunas fotos)

Parque Phoenix.
Río Liffey.
Hostal Four Courts.

Fábrica Guinness.
Temple Bar.

Sede del tribunal supremo de Irlanda (vista desde el albergue)

?





Imágenes: Whiskey Guoman.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada